El equipo como Ventaja Competitiva

Jul 15, 2015 |

La selección de fútbol de Argentina acaba de ser nombrada por la FIFA como la número uno del mundo. Messi ha salido el mejor jugador del mundo en cuatro de los últimos seis años (en los otros dos ha sido segundo). Entonces, ¿solo la suerte puede explicar el triunfo chileno en la final de la Copa América? No lo creo. El diferencial estuvo en que Chile jugó como equipo contra un grupo de individualidades que se confiaron en que eso bastaba para ser campeones.

Ranking FIFA

Argentina es la mejor selección del mundo, pero perdió la final de la Copa América con Chile, que está diez puestos más abajo. ¿Cual es la explicación?

En un equipo la suma de uno más uno es invariablemente más que dos. En ellos los esfuerzos se potencian y aumenta la eficiencia. Un equipo mejora el clima laboral, aumenta la retención, atrae el talento, da pertenencia y motivación. Entonces por qué es tan difícil trabajar realmente como equipo. Me permitiré dar algunos comentarios sobre cómo construir un equipo que sea una Ventaja Competitiva para nuestra empresa.

El equipo habla en nosotros, con objetivos comunes, sabe el por qué se hacen las cosas y no solo qué se espera de cada uno. Todos conocen su importancia única en el equipo y saben que son responsables del éxito de cada uno de los que lo conforman. No hay tiempo para las individualidades.

El equipo acepta las diferencias, tiene problemas y no necesariamente son todos amigos, pero entiende que es más relevante el problema. No personaliza los conflictos, se basa en la diversidad ya que entiende que es en la variedad donde realmente se agrega valor y que cada uno tiene una mirada particular que hará que el trabajo y entregable final sea mucho más que lo que se podría lograr individualmente.

El equipo toma decisiones en conjunto, eso no significa que todos deban estar de acuerdo para avanzar, pero es fundamental que se busque y considere la opinión de cada uno en la toma de decisiones.

El equipo celebra los éxitos como equipo y vive los fracasos y problemas como equipo. Si eres líder de equipo y te felicitan por tu trabajo, debes estar seguro que tu gente se sienta orgullosa del éxito alcanzado, agradece su trabajo en forma individual pero no olvides recordar que solo se celebra el resultado grupal. Por otro lado, si lo que te tocó vivir fue un fracaso, asegúrate de asumir tus responsabilidades y, en conjunto con tu gente, revisa qué salió mal y cómo podría cambiar eso para los desafíos futuros. No minimices los fracasos, más bien úsalos para aprender de ellos y construir un equipo más fuerte.

Todo equipo necesita un líder, una persona que es parte del equipo, que reúne y guía los esfuerzos de cada uno, que trabaja como parte del equipo, que enfrenta los problemas, que aúna en las diferencias, que toma decisiones aunque sean difíciles y que es capaz de lograr que la suma de las partes sea siempre mayor a lo que sería el resultado de esfuerzos individuales.

Trabajar en equipo es un desafío de cada día. Es una labor en que los ejecutivos deberíamos formarnos y esforzarnos, ya que no hay nadie tan bueno que no requiera a otros, ni nadie tan malo que no pueda enseñarnos algo.

Posted in: Columnas

4 Responses

  1. Notable lo de “El diferencial estuvo en que Chile jugó como equipo contra un grupo de individualidades que se confiaron en que eso bastaba para ser campeones.”; ¿no se dijo un montón de veces durante la previa que esta sería “la copa de las estrellas”? Incluso el foco de la prensa estuvo en la individualidad, cuando lo que realmente destacó fue la capacidad de trabajo en equipo, como demostraron la selección de Perú y la Roja. Equipos bien afiatados, en lugar de “estrellas”, fue la tónica del éxito, con su punto cúlmine en la final. Es cierto, Argentina, Uruguay y Brasil (aunque cuestiono este último) llegaron con casi todas sus estrellas, ¿y qué pasó? Al final los que le cumplieron al público fueron los que supieron jugar como equipo. La vida no será una cancha, pero quizás algnas lecciones sean aplicables a ámbitos distintos y vale la pena probar.

  2. En una cultura tan autoritaria como la chilena, pensar en el trabajo en equipo (si tal cosa existe), es una utopía. Ya que la figura del jefe todo poderoso, esta profundamente arraigada en la mentalidad directiva, ya sea en la empresa privada o en la pública. Te podría dar un millón de ejemplos, de como se comportan por ejemplo los jefes en la administración pública: ninguneo a los subordinados, acoso laboral, tácticas de presión ilegitimas, etc.

    1. Álvaro, estoy penosamente de acuerdo contigo en lo que mencionas, salvo en que porque algo sea difícil no debería ser motivo para dejar de intentarlo. También podemos conversar de casos de empresas con culturas participativas, en que se motivan y premian los hábitos de trabajo en equipo y liderazgo sano. Gracias por opinar